La dirección de ARCO pedía un espacio de descanso o chill-out. La propuesta consistió en producir un espacio de descanso en el cual había que hacer más ejercicio.
El descanso se producía, en primer lugar, al forzar al cuerpo a abandonar el movimiento en horizontal, para subir por la espalda de un objeto de 6 metros de altura.
El objeto es un elemento arquitectónico, una escalera, fuera de lugar, que no lleva a ningún sitio.
La escalera se transforma, dependiando del momento y la altura, en un mirador, un lugar de encuentro, la grada para asistir a un espectáculo...
...una pasarela de moda, un lugar en el que ver y ser visto.
El segundo descanso era el de la vista, para la que se recuperaba el vacío del pabellón de exposiciones. El arte visto desde 6 metros de altura.