Natalie Jeremijenko nos propuso pensar el alojamiento colectivo de pajaros en la ciudad para su exposición en la Postmasters Gallery de Nueva York. De ahi surge el Bird’s Lab o Bird Slab, donde cada familia tiene un tunel en una pastilla (Slab) de apartamentos, donde su vida domestica esta a la vista de todos (Lab).
La segunda y definitiva versión consistió en apropiarnos de la Casa da Musica de Koolhaas en Oporto, la cual es todo ''canciones con vistas'', para re-convertirla en vivienda. Los pájaros cantan y necesitan las vistas, asi que la traducción parece fácil.
Los distintos tamanos de los huecos permiten la convivencia de habitantes variados, pajaros de diferentes especies y envergaduras.