El atlas de anatomía humana del alemán Dr. Rohen y el japonés Dr. Yokochi muestra en los capítulos dedicados al cuello y la cabeza fotografías en las cuales es posible reconocer el cadáver sometido a examen y exposición. Es una publicación lujosa, alejada en su calidad fotográfica de otros libros de texto de anatomía.
Es, sin embargo, difícil pensar que las personas que podríamos reconocer descabezadas o despellejadas dieran su consentimiento a prestar su última imagen para la publicación.
Con este proyecto, que surge del reconocimiento de un familiar cercano en uno de los cadáveres publicados, intento proveerles con esa historia que les falta tras eliminar el filtro pretendidamente higiénico de las flechas de referencia académica.