Muchas ciudades españolas tuvieron una historia reciente apasionante, con índices de crecimiento semejantes a los ahora asociados a China y el sureste asiático, multiplicando su población en miles de puntos porcentuales en apenas unas décadas...
...sin embargo, la primera fase de esta explosión no se produjo sin graves efectos secundarios. Las viviendas y los barrios se correspondían íntimamente con la población que los iba a habitar.
La anemia de los cuerpos de los habitantes se reflejaba en la arquitectura que los alojaba...
...en la escasez de metros cuadrados, la escasez de aislamiento y servicios y la urgencia de un diseño urbano de pura subsistencia.
Los hijos de los primeros habitantes han crecido y ahora miden y pesan más que sus padres y están más sanos. Y son también capaces de transformar su propio cuerpo mediante ejercicios y deportes permanentemente cambiantes, mediante operaciones estéticas como el piercing o los tatuajes.
Pero es un pasado que parece resistirse, en su arquitectura, a desaparecer o actualizarse. Las necesidades crecientes de las familias y de sus nuevos habitantes producen síntomas claros de enfermedad asemejables a tumores (como la ocupación de las terrazas por la necesidad de mayor superficie) y otras patologías.
Proponemos el estudio de un programa de rehabilitación de estos barrios mediante el ensanche de las viviendas y los edificios: la arquitectura va al gimnasio. Estamos desarrollando el programa informático AMMPLIO, capaz de elaborar planos-guía de crecimiento y transformación urbana para barrios enteros.