Instalación en la fábrica de cemento abandonada Z1 en las afueras de Berlín. El volumen del edificio destacaba por encima de los alrededores. Se colocaron cuatro luces azules de aeropuerto en las cuatro esquinas superiores, que parpadeaban de forma gradual, subvirtiendo el lenguaje habitual de las señales luminosas.